Los lobbys en Europa y los países miembros.

Los lobbys en Europa y los países miembros.

¿Qué intereses están decidiendo sobre nuestra legislación y modo de vida? ¿Cómo intervienen los Estados miembros? 

En Febrero del 2019 se publica el informe “Gobiernos Cautivos” de Corporate Europe Observatory, en el que se ponen sobre la mesa el poder y la capacidad de decisión que poseen algunos lobbys para presionar a órganos decisorios de la Unión Europea, haciendo especial énfasis en el Consejo de la Unión Europea, institución que cumple con las funciones legislativas y presupuestarias de la Unión. 

En este informe, sin embargo, lo que se destaca son precisamente las presiones que se ejercen sobre los Estados miembros, no sobre la Unión Europea en su conjunto. Esto toma especial relevancia porque demuestra que las decisiones que se toman en la UE y, más concretamente, en el Consejo, no son para el conjunto de los países miembros, sino que están fuertemente influenciados por las características, condiciones y presiones nacionales. Esto sería coherente si la Unión Europea no tuviera una pretensión homogeneizadora y de cohesión social, ¿no creéis? ¿Qué credibilidad le queda a la Unión Europea cuando los Estados miembros están siendo presionados por lobbys con fuertes implicaciones nacionales y los representantes de los estados toman decisiones en su favor? 

Por otra parte, también hay que tener en cuenta la propia presión en sí de los lobbys y, para esto, hay que hacer una consideración previa. Los lobbys no son malos en sí mismos. Hay lobbys que buscan el respeto del medio ambiente, el feminismo posee lobbys dentro de la propia UE. El problema es cuando estos lobbys anteponen los beneficios económicos al bienestar social; la influencia de esos lobbys sobre los Estados miembros y sobre la Unión Europea es la que nos tiene que preocupar. Sin embargo, tampoco tiene sentido preocuparnos por los lobbys sin saber la cuestión de fondo, y es que ni la Unión Europea ni los Estados miembros poseen mecanismos para frenar estas influencias porque una parte importante de su capacidad económica depende de los propios lobbys. ¿Cómo se va a imponer la Tasa Tobin con el peso que tiene en Inglaterra el sector financiero?  

En definitiva, la preocupación por las influencias de los lobbys tiene sentido si nos lleva a plantearnos nuevas alianzas dentro de los propios estados y de la UE, es decir, si nos lleva a repensar mecanismos de financiación, inversión y valorización que no hagan que la capacidad económica continúe siendo el motor de las decisiones políticas.  

 

Más información en fuentes:  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Mostrar
Ocultar