ISDS, sistema de privatización de la justicia y la democracia

ISDS, sistema de privatización de la justicia y la democracia

STOP ISDS quiere hacer ver a la población el poder que tienen las grandes corporaciones sobre las decisiones de los Estados y así frenar los sistemas de privilegios de los que se nutren.

El ISDS es un mecanismo de resolución de disputas entre inversores extranjeros y Estados. Estos sistemas de arbitraje aparecen en los tratados bilaterales de inversión (TBI) y en los tratados de libre comercio (TLC) y permiten a las multinacionales denunciar a los Estados si consideran que estos hayan tomado medidas que les pueda afectar a sus derechos. Es decir, los Estados pueden verse obligados a pagar sumas millonarias si a las corporaciones que hayan invertido en su país les perjudique (o pueda llegar a perjudicar) nuevas leyes o reglamentos. De hecho, las corporaciones ni siquiera necesitan ganar estos pleitos, solo la amenaza de un costoso proceso judicial puede ralentizar, debilitar e incluso echar para atrás regulaciones en las que los Estados estén trabajando.

Algunos ejemplos de estas denuncias:

– Demanda de la empresa minera canadiense Edgewater contra España por cancelar la licencia de explotación de una mina a cielo abierto (muy nociva para la salud) en Corcoesto (Galicia)

– El gigante energético sueco Vattenfall está demandando a Alemania por más de 4.300 millones de euros, debido a que la decisión del país de poner fin al uso de la energía nuclear tras el desastre de Fukushima, que significa cerrar las antiguas plantas nucleares de la empresa.

– La compañía minera canadiense Gabriel Resources está demandando a Rumania por US $ 4 mil millones después de que los tribunales rumanos encontraron que la mina de oro tóxico propuesta por la empresa era ilegal

– La petrolera británica Rockhopper está demandando a Italia por hasta US $ 350 millones en daños tras la prohibición del Parlamento italiano de nuevas operaciones de petróleo y gas cerca de la costa italiana.

– En Sudáfrica, se rebajó de un 10% a un 1% el porcentaje de los beneficios que las mineras debían aportar a la población más desfavorecida después de ser denunciada por dos empresas mineras.

– En Uruguay, se rebajó las advertencias sobre los peligros del tabaco incluso antes de que se pusiera en marcha el proceso de arbitraje iniciado por la tabaquera Philip Morris

– Cuando Sudáfrica anunció el fin de algunos tratados con los estados miembros de la UE, por ejemplo, la Comisión Europea y los cabilderos corporativos amenazaron con recortar las inversiones.

– Cargill, que demandó a México después de que el gobierno aprobase un impuesto sobre el azúcar para paliar el problema de obesidad en el país
– Dow Chemical, que denunció a Canadá por la prohibición de pesticidas perjudiciales para la salud.

Según este informe del Transnational Institute y Corporate Europe Observatory, se trata pues de un pequeño club de bufetes de abogados internacionales, árbitros y especuladores financieros que está alimentando un auge de arbitraje de inversiones que está costando miles de millones de dólares a los contribuyentes e impidiendo que la legislación sea de interés público.

Desde que en 1959 Alemania firmara el primer TBI con Pakistán, éstos se han ido multiplicando, principalmente a partir de los años 90, al calor de la expansión de las políticas neoliberales, hasta alcanzar los 2.811 actuales. Todos ellos incluyen el ISDS, que empezó a incorporarse también en muchos TLC a partir del Nafta, firmado entre EE UU, Canadá y México en 1994. Y fue precisamente a partir de la aplicación del Nafta cuando se disparó el uso del ISDS por parte de inversores. Si en 1997 había 19 casos conocidos de denuncias, hoy se acercan a las 600.

El sistema de arbitraje se hace a puerta cerrada y, como explica Luis Rico, coordinador del Proyecto de Tratados e Inversiones de Ecologistas en Acción, “si una de las dos partes pide que no haya comunicación, no la habrá. Se trata de un proceso poco transparente y sin control ciudadano”. Además, es un mecanismo unidireccional: sólo la empresa extranjera puede denunciar al Estado ante estos tribunales, y no al contrario, aunque estas corporaciones hayan violado derechos humanos o legislación ambiental o laboral.

El tribunal más importante de este tipo, al que recurren la mayoría de las multinacionales, llamado CIADI, es dependiente del Banco Mundial. Según Álvaro de Regil, coordinador de la Alianza Global Jus Semper, quienes “están al control” en estos procesos “son los inversores institucionales de los mercados financieros, quienes a su vez son dueños de las transnacionales y quienes se encargan de cabildear los tratados en secreto, como sucede ahora en los casos del Acuerdo Transpacífico (TPP) y de la Asociación TransAtlántica (TTIP)”.

Los acuerdos bajo el ISDS pueden ser cancelados en cualquier momento por mutuo acuerdo. Pero legalmente, tienen que pasar varios años para que pueda ser cancelado sólo por una de las partes. Según datos de las NNUU, al menos 100 acuerdos de inversión han llegado a su fin desde 2012 y más de 1000 han llegado al punto en el que pueden ser cancelados de forma unilateral. Con lo cual es un momento perfecto en el que los Estados pueden decidir poner fin a estos acuerdos.

El caso del acuerdo entre Holanda y Países Bajos también abre una puerta a terminar con estos sistemas de arbitrajes. El Tribunal de Justicia de la UE ha sentenciado que la cláusula arbitral incluida en el Tratado celebrado entre estos dos países sobre la protección de las inversiones no es compatible con el Derecho de la Unión. El dictamen afecta a otros 195 tratados bilaterales de protección de las inversiones firmados entre los Estados miembro de la UE. Aunque esta decisión no se aplica para tratados con terceros países externos.

La UE acaba de concluir el Tratado ISDS con Singapur y Vietnam (aunque con un nombre diferente, el ICS o el Sistema de Tribunales de Inversión, en un intento por evitar la controversia). El acuerdo de Singapur se votará en el Parlamento Europeo en febrero de 2019.

Otro acuerdo, el CETA UE-Canadá (Acuerdo Económico y Comercial Integral) ya se aprobó en el Parlamento Europeo, pero aún debe ser ratificado por los parlamentos en más de una docena de países de la UE, antes de que los privilegios de los inversores a través del ISDS puedan entrar en vigor. Se están realizando más acuerdos de inversión con Japón, México, China y muchos más países. La UE incluso está presionando por un tribunal mundial para las corporaciones, ¡una especie de ISDS para todo el mundo!

Tenemos que ejercer una presión pública masiva sobre los gobiernos y los parlamentos. Lo hemos hecho antes, y ha funcionado. En la década de 1990, la oposición pública derribó el Acuerdo Multilateral de Inversiones, un acuerdo global de ISDS propuesto. Más recientemente, el acuerdo comercial TTIP, que habría otorgado poderes sin precedentes a las corporaciones, también fue derrotado. Lo podemos hacer de nuevo.

Cuanto más aprende el público sobre ISDS, más crece la oposición. Este plan para una corte corporativa global se encuentra en sus primeras etapas y aún puede descarrilarse.

La oposición al ISDS proviene de muchos rincones diferentes de la sociedad. En Europa, un récord de 3,5 millones de personas firmaron una petición contra los privilegios de los inversores en CETA y TTIP. Más de 2.100 gobiernos locales y regionales hicieron sonar las alarmas. Los sindicatos, los consumidores, el medio ambiente y los grupos de salud pública rechazan el ISDS, al igual que muchos expertos en derecho, economistas destacados y expertos de las Naciones Unidas. En países como Alemania, Francia y los Países Bajos, las investigaciones de los medios de comunicación han revelado el poder de las empresas a una gran cantidad de personas.

La campaña STOP ISDS recuerda que cualquier sistema que pretenda privatizar la justicia y ponerla en mano de inversores privados es una violación directa de la democracia y una merma de la capacidad de acción de los Estados.

 

 

Más info en fuentes:

https://stopisds.org/

El Tribunal de Justicia de la UE rechaza el ISDS incluido en los tratados intra europeos

https://www.elsaltodiario.com/isds/comision-europea-declara-invalidas-multas-espana-recorte-renovables

https://www.diagonalperiodico.net/global/25091-isds-cuando-arbitro-es-juez-y-parte.html

https://corporateeurope.org/international-trade/2019/01/take-action-strike-blow-against-corporate-power-2019

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Mostrar
Ocultar